CRÓNICA JORNADA 6 PRIMERA NACIONAL MASCULINA

SIDRERÍA MAGAYA CB NAVIA, CB PUMARÍN Y LIBERBANK OVIEDO BALONCESTO REPITEN DE LA SEMANA PASADA Y JULI BELLEZA GIJÓN BASKET SE LES UNE A LA SENDA DEL TRIUNFO

Jornada 6 en Primera Nacional Masculina y encuentros con mucha miga los vividos este fin de semana. Tres equipos repiten triunfo respecto a la semana anterior (Sidrería Magaya CB Navia, CB Pumarin y Liberbank Oviedo), mientras que Juli Belleza Gijón Basket le da la vuelta a la tortilla y también vence. Ahí van las minicrónicas.

 

SIDRERÍA MAGAYA CB NAVIA 67-65 UNIVERSIDAD DE OVIEDO

 

Como ya se viese la semana pasada el encuentro estuvo marcado por tintes de igualdad. El grueso del duelo estuvo dominado por pequeñas ventajas naviegas, lideradas por Peif, mientras que Jorge Salvadores defendía los intereses universitarias. Llegan a ponerse +1 los de Edu Ablanedo en el último minuto, pero un triple del local Hugo Prieto dictaría sentencia definitivamente a favor de CB Navia.

 

CB PUMARÍN 81-64 CB LAVIANA

 

Partido que fue mucho más difícil de lo que el marcador refleja porque CB Laviana peleó mucho durante todo el partido. No obstante, ya en la segunda mitad CB Pumarin dio el paso al frente definitivo y controló el partido hasta el final. El local Adrián Riesgo, al igual que la semana pasada, fue el más destacado del partido. Asimismo debutó el joven cadete Raúl en los pumatas.

 

ESTÉTICA JULI GIJÓN BASKET 71-68 REAL GRUPO DE CULTURA COVADONGA

 

Cambio de signo respecto al partido de una semana antes. Cómo no, choque igualado como se podía prever con ambos equipos desplegando sus armas durante todo el encuentro. En los últimos cinco minutos dieron un paso al frente los de Víctor Lago para manejar pequeñas, pero infranqueables rentas que les permitieron cerrar el partido a sus favor. Fonso del Busto, Cristian De Los Santos y «Keko» Núñez fueron los más valorados en los vencedores.

 

CENTRO ASTURIANO DE OVIEDO 40-65 LIBERBANK OVIEDO BALONCESTO

 

Nueva victoria del Liberbank Oviedo Baloncesto ante, eso sí, un Centro Asturiano de Oviedo que no perdió la cara al partido. Durante los primeros treinta minutos los de Juan Emilio González lograron resistir los envites del fuerte ritmo impuesto por los de Jandrín. Sin embargo, el último cuarto, ya la gasolina flaquearía en los locales y se mantendría a rebosar en los visitantes que con un juego coral, con hasta once jugadores anotando, romperían definitivamente el partido en los últimos diez minutos.

 

A %d blogueros les gusta esto: