¡BENDITO AUCALSA!

LA HISTORIA DEL AUCALSA, UN SUEÑO FUGAZ, PERO MÁGICO EN LA HISTORIA DEL BALONCESTO ASTURIANO

1987: SE INICIA UNA NUEVA ERA EN EL BALONCESTO EN ASTURIAS

 

Historia pura del baloncesto asturiano y ovetense es la que pretendemos trasladar a nuestros lectores en las próximas lineas. Si bien a cualquiera nos habría gustado que está historia se hubiese prolongado más de lo que se prolongó, lo cierto es que pocos clubes contribuyeron al crecimiento y promoción del baloncesto asturiano entre la nobleza de estructuras de élite de nuestro país como hizo el club protagonista de este artículo.

El Club Juventud Astur, al que en nos referiremos como AUCALSA (Autopista Concesionaria Astur Leonesa Sociedad Anónima) en honor del patrocinador que le otorgaría notoria solera a su denominación, se funda en 1987 como un club de vocación femenina, ante la carencia de clubes de este género, para dar salida inicialmente a jugadoras que terminaban su etapa colegial en los centros SAFAUR (Sagrada Familia de Urgel) de Pola de Lena, Nazaret de Oviedo y Juventud Estadio, también de la capital del Principado, independientemente de que con el transcurso de los años pasasen a formar parte de la disciplina del club jugadoras formadas en otros centros.

 

ESCUDO DEL CLUB JUVENTUD ASTUR QUE POPULARMENTE SE ACABARÍA CONOCIENDO COMO «AUCALSA»

 

Cómo cabeza visible del club en sus inicios una persona que pasaría prácticamente por todos los cargos en el club: entrenador, director técnico, general manager… y sin la que jamás se entendería la historia del mismo. Nicolás San José. A lo largo del artículo le recordaremos.

Así se puso en marcha el AUCALSA y pronto el buen trabajo desempeñado se hizo notar y abriéndose hueco, primero en competiciones autonómicas y luego nacionales, alcanzó la división de plata del baloncesto nacional, la Primera División «B», que, sin embargo, como veremos a continuación, no fue ni mucho menos el techo de este club. 

 

NICOLAS SAN JOSÉ
(CAMISETA USA) CON SUS JUGADORAS EN UNA TEMPORADA EN PRIMERA DIVISIÓN «B»

 

UN ASCENSO QUE MARCÓ UNA ÉPOCA

 

Alegría si, alegría también. Así abandonaban los espectadores las instalaciones del Polideportivo de El Cristo en la temporada 1992/1993 después de disfrutar semana tras semana de las victorias del AUCALSA, equipo que tras asentarse en la zona media-baja de la tabla de Primera División «B» parecía que aquella temporada se había fijado como objetivo dar una alegría mayúscula a su parroquia. 

A los mandos del equipo se encontraba un resolutivo Paco Borge capaz de exprimir al máximo las cualidades de sus discípulas.

Además, el salto de calidad del equipo obedecía a la incorporación de fichajes de relumbrón que daban un plus de calidad al equipo y que se ejemplifican en el de la pívot madrileña Olga Moraga, que se trasladaba por cuestiones personales a nuestra región tras haber sido una figura clave en la Fase de Ascenso de Vitoria la temporada anterior para dar el ascenso al Halcón Viajes Salamanca (ascenso que con el paso del tiempo convirtió al equipo charro, actual Perfumería Avenida, en el mejor equipo nacional).

Los nervios comenzaban a aflorar a medida que se aproximaba el final de la liga regular y se veía tan cercana la posibilidad de jugar la Fase de Ascenso. Mucho entrenamiento, mucho scouting, refuerzos y, en definitiva, muchas horas de sacrificio y dedicación hacían al equipo clasificarse para tan selecto evento que se celebraría en Barcelona.

En la ciudad condal aguardarían por el ascenso siete rivales de armas tomar que, a la postre, y valga la redundancia, sucumbirían ante las armas del equipo ovetense: CEPSA Sandra (Las Palmas), Unipublic Hispano Francés (Barcelona), Universidad Complutense (Madrid), Mecano (Cornellá), Intercambio (Alcobendas), Unicaja Universidad (Málaga) y Elfrisal (Cádiz).

 

CRÓNICA DEL ASCENSO DE FECHA 7 DE JUNIO DE 1993 (EL COMERCIO)

Rememorando con jugadoras de la plantilla aquellos maravillosos días todas coinciden al unísono en que «en Barcelona todo salió a pedir de boca».

El billete hacia la élite estaba reservado los dos primeros clasificados de la Fase de Ascenso. Tras haberse batido el cobre exitosamente en Fase de Grupos, la semifinal por el ascenso enfrentaba al AUCALSA a uno de los favoritos, el Hispano Francés, quien además ejercía de anfitrión organizando la fase en su pabellón. Y cómo se dice popularmente, sin miedo alguno, «valor y al toro». Las pupilas de Paco Borges eran conscientes de lo que se jugaban y con un partido magistral superaron a su rival para convertirse en el primer equipo asturiano en ascender a la Primera División Femenina, liga creada en 1971 (según los años variaría su denominación a División de Honor o Liga Femenina, términos que usaremos indistintamente).

La final del día siguiente frente a Cepsa Sandra, con los dos equipos ya ascendidos, fue una auténtica fiesta de la que, eso sí, el AUCALSA no se quiso ir sin el título de campeón.

El AUCALSA había puesto el mejor colofón posible a una temporada sin igual. La alegría, la satisfacción e incluso la incredulidad desbordaban a todo el equipo. Un ascenso que fue “una locura”. Una locura cuya resaca sería despertarse en la élite.

 

EL EQUIPO CON EL TROFEO DE CAMPEÓN DE LA FASE DE ASCENSO EN BARCELONA (1992/1993)

 

PARA TRES FULGURANTES AÑOS EN LA ÉLITE

 

La llegada a la Primera División Femenina del equipo ovetense no lo fue para ser mera comparsa, sino que el AUCALSA apareció para sumar las primeras victorias del Principado de Asturias en esta categoría. No obstante, para afrontar un reto de tal enjundia no se escatimó en configurar el mejor plantel que estaba al alcance.

Aterrizaba en Asturias la que tal vez sea la mejor jugadora que jamás haya militado en un equipo de nuestra región, la rusa Elena Torkinidou, nada más y nada menos que Campeona Olímpica con la URSS en 1992 en los Juegos Olímpicos de Barcelona. Jugadora metódica, de elegancia sin igual,  con una salvaje disciplina de entrenamiento, curtida en mil batallas con las duras preparaciones que afrontaban en los inviernos en Rusia, Tornikidou lideró con mano de hierro sobre la pista los designios del AUCALSA durante sus tres temporadas en la máxima categoría. Poca presentación más necesita una jugadora que alcanzaría la WNBA cuando las deportistas europeas no se prodigaban tanto por aquellos lares, que conquistó infinitas ligas europeas, que en España lo hizo siendo MVP de la temporada con 40 años o de una jornada con 44 primaveras a sus espaldas.

 

ELENA TORKINIDOU ENCABEZA EL ATAQUE DE AUCALSA, ESCOLTADA POR SU JOVEN COMPAÑERA ASTURIANA, COVADONGA DÍAZ

Para guiar a una plantilla de inmensa calidad se encomendaba la dirección técnica del equipo a un joven leonés, vigués de adopción, de apenas 26 años, llamado Carlos Colinas (sí, el que es ahora uno de los entrenadores más laureados de España con un palmarés envidiable en Selecciones Españolas y Clubes), que ya se había demostrado como sobradamente  preparado con la experiencia que acumulaba con el Compañía de María de La Coruña en la máxima categoría.

Sorprendiendo a propios y extraños en la temporada de debut (1993/1994) las jugadoras carbayonas dejaron su tarjeta de presentación con un balance de 13 victorias – 11 derrotas que le elevarían a la séptima posición final de la clasificación.

A la temporada siguiente (1994/1995), por increíble que pareciese, el equipo iba a mejorar más aún su clasificación para lograr su mejor clasificación histórica (y también la de un equipo asturiano) con un balance de 15 victorias – 9 derrotas que le colocaron en la sexta posición final, empatado a puntos con el quinto clasificado. Tal actuación derivaría en contar con el ofrecimiento de plaza para participar en competición europea la temporada siguiente, hecho que no se plasmó en la realidad por causas económicas.

Así de claro era el propio Carlos Colinas en TV respecto a la necesidad de poner en valor los éxitos conseguidos por el equipo:

“Lo que ha conseguido este club es un éxito. La evolución deportiva del equipo no ha ido a la misma velocidad que la historia. Este club tiene 7-8 años de existencia y pensar que a la séptima temporada hemos conseguido pasar de la segunda división a estar en disposición de entrar en competición europea muy pocos equipos en España lo han conseguido. La gente no tiene que olvidar que esto es un éxito completo, que cuesta mucho trabajo haber llegado hasta aquí y cuesta mucho mantenerse”.

 

CARLOS COLINAS REPASANDO EN TV LA QUE SERÍA LA MEJOR TEMPORADA DEL EQUIPO (1994/1995)

Al año siguiente, temporada 1995/1996, otro icono de los banquillos nacionales, Eva González Berrotarán (que actualmente sigue sentando cátedra con su experiencia) se hacía cargo del equipo repitiendo un año más la machada que por partida doble las chicas ovetenses ya habían realizado en las manos de Colinas. El equipo se clasificó en séptima posición con un balance de 10 victorias – 12 derrotas y alcanzaría los cuartos de final de la Copa de la Reina, competición sobre la que acabe traer a colación la participación igualmente en las dos temporadas anteriores (primer equipo asturiano en participar), también con un acceso a esta ronda de los ocho mejores.

 

SUSTENTADOS POR EL MEJOR CAPITAL MATERIAL Y HUMANO

 

Para alcanzar el éxito en cualquier ámbito de la vida siempre resulta necesaria la conjunción de varios factores que se deben alinear de forma positiva para conseguirlo. Esos parámetros llevados al campo de las entidades deportivas suelen traducirse en la necesidad de realizar un buen trabajo en la pista, pero también en los despachos. Premisas que en su trayectoria hacia los mejores de España cumplió el AUCALSA. 

En los despachos siempre se tuvo en mente trabajar en un proyecto muy ambicioso, al cual afortunadamente se pudo dotar durante aquellos mágicos años de los medios económicos y logísticos necesarios para conseguirlo.

El presidente, Pedro Hontañón, hombre de deporte y leyes, representaba a la perfección al club en cualquier instancia, mientras que mención especial se merece un Directivo sobre el cual hablan maravillas todas nuestras fuentes. Su nombre, Guillermo Hilla, persona que pertenecía a la disciplina empresarial de AUCALSA y a la Junta Directiva del club y actuaba de enlace siempre tratando de dotar de los mejores medios a sus equipos. 

Precisamente, ese apoyo de la empresa concesionaria de la Autopista del Huerna desde principios de los 90’ fue el engranaje económico fundamental en el positivo devenir del club en sus tiempos de esplendor y sin el cual muy posiblemente ninguno de los brillantes resultados deportivos relatados se hubiesen producido.

Pero si grandes nombres abanderaron la faceta institucional del club, qué vamos a decir del elenco de nombres que figuraban en la faceta deportiva, en la que, si se me permite, guardaremos un lugar muy especial al alma mater de la creación y desarrollo de los éxitos del club: el de Nicolás San José

 

NICOLÁS SAN JOSÉ DIRIGIENDO AL AUCALSA COMO ENTRENADOR PRINCIPAL (1996/1997)

Nico, quien con los años se convertiría en uno de los mejores agentes de jugadoras del mundo con su agencia de representación PRODEP, ya demostraba su capacidad con grandes aciertos a la hora de fichar tanto a técnicos como jugadoras y amplios conocimientos baloncestistas que pusieron en órbita al equipo ovetense a nivel nacional.

Además, avatares del destino hicieron que el amor remase a favor de los intereses del equipo ovetense. Nicolás San José y Elena Tornikidou se conocían en 1993 con el fichaje de la jugadora rusa por el club y tanta pasión por el baloncesto que derrochaban ambos no se convirtió en otra cosa que en boda. La pareja contrajo matrimonio y estabilizó su residencia en Oviedo, lo que permitía que una de las mejores jugadoras del mundo permaneciese hasta tres temporadas defendiendo los colores del equipo carbayón.

Este enlace revolucionó el baloncesto en Oviedo. No hay más que pararse a pensar. Un agente internacional de jugadoras con toda su red de contactos y una de las mejores jugadoras del mundo haciendo de embajadora a la hora de plantear el fichaje de jugadoras por el AUCALSA. Una dupla temible.

Y así, con Nicolás San José y Elena Tornikidou como actores principales convergieron en el equipo jugadoras de campanillas, tanto fichajes como jugadoras de la casa que dieron un importante paso adelante, dispuestas a llevar en volandas al equipo en la máxima categoría.

El elenco de jugadoras de gran nivel que pasaron aquellos años por el club sería casi innumerable, por lo que al riesgo de ser injusto, citaremos algunas de las más destacadas: Elena Tornikidou, Irina Guerlits, Lidia Gesteira, Leire Aramburu, Olga Moraga, Cristina Krug, Mariola Lópėz, Rocío Jiménez, Carla McGee, Covadonga Díaz, Raquel Rodríguez «Chola»…

 

EL MATRIMONIO ELENA TORNIKIDOU Y NICOLÁS SAN JOSÉ, JUNTO A ANTON, HIJO DE ELENA

Pero en esta trayectoria deportiva mágica no solo hay que mirar para dentro del 28×15, sino que la excelencia de las jugadoras va imperiosamente unida a una intachable labor técnica ejercida por grandes profesionales. El club nunca escatimó en la contratación y en la formación de sus entrenadores contando con los servicios, como ya hemos visto, de técnicos de reputado prestigio nacional.

Una labor técnica que, además, sería injusto focalizar únicamente en el primer equipo, y que es de obligado cumplimiento extender al trabajo de cantera realizado con los diferentes equipos de formación del club, que fueron muchos y muy buenos. Una ética de trabajo orientada a la formación y también a la exigencia y competición. Los títulos no eran un fin, pero si un fruto del trabajo realizado, que se materializó en la promoción de jugadoras de cantera al primer equipo y en la consecución de varios Campeonatos de Asturias y participaciones a nivel nacional.

La pléyade de grandes nombres en el banquillo es de nuevo innumerable, y disculpándome ante los que pueda omitir, citar a los Nicolás San José, Luis Campillo, Pedro Martínez, Paco Borge, Carlos Colinas, Eva González, Jorge Fuenteseca, Jimmy Morilla, Ana Rosa Fernández, Sandra Fernández, Olga Moraga…

 

EQUIPO CADETE CAMPEÓN DE ASTURIAS 1993 CON SU ENTRENADORA SANDRA FERNÁNDEZ

 

HASTA QUE LA FALTA DE APOYOS LLEVÓ DE LA GLORIA AL ABISMO

 

Todo lo que tiene un principio tiene un final y aquella meteórica trayectoria hacia la élite prácticamente cursó el camino inverso hasta la desaparición en un lapso muy corto de tiempo.

Tras la enumerada trilogía de exitosas temporadas en Primera División Femenina, consagrándose como uno de los seis o siete mejores equipos de España la caída de apoyos económicos, tanto desde el sector público como del sector privado, asomó al AUCALSA a chocar con la dura realidad de verse muy dificultado para cubrir los elevados costes de mantener un equipo en la máxima categoría chocó con el club.

En el verano de 1996 a Nicolás San José no le salían los números y la cuarta temporada en la élite no se sostenía. Ante esta tesitura no tocaba otra que reinventarse para garantizar la viabilidad del club, aunque irremediablemente fuese a través de darse un respiro en la máxima categoría. Así se produjo en dicho periodo estival la venta de la plaza al Club Deportivo Bosco a cambio de tres millones de pesetas, tras una negociación en la que tomaron parte, por el club ovetense, Nicolás San José y, por el club gallego, Carballo y Paco Araujo.

Y el AUCALSA regresó a la Primera División «B» para dejar por última vez el sello de la casa a nivel nacional en la temporada 1996/1997. Pese a los problemas económicos el equipo del que se haría cargo al inicio de la temporada el propio Nicolás San José y en sus postrimerías, el técnico Pedro Martínez, se clasificaba para la Fase de Ascenso a la máxima categoría, pero la asfixiante situación económica impediría de nuevo hacer que su juego se volviese a corresponder con la categoría en la que militaba.

 

PLANTILLA DE LA ÚLTIMA FASE DE ASCENSO JUGADA POR EL CLUB (1996/1997)

Para la temporada siguiente (1997/1998), al igual que se había renunciado a la Liga Femenina, también tocó renunciar a la Primera División «B». No había capacidad económica para asumir una competición que requiriese desplazamientos, altos costes federativos, fichas, salarios, etc. y el AUCALSA regresó a la liga asturiana, dirigiendo Jorge Fuenteseca al equipo senior en el último año de vida del club. 

El club ovetense se desmoronaba y languidecía hasta «traspasarse por cierre» en el verano de 1998, integrándose prácticamente la totalidad de sus jugadoras en la estructura del Club Baloncesto Vetusta, otro ejemplo de gestión y resultados deportivos en el baloncesto ovetense, y con el que muchas de las jugadoras ex AUCALSA pudieron volver a competir en Liga Femenina en la temporada 2000/2001.

Y esta, por suerte (de lo vivido) o por desgracia (de no haber podido vivir más), es la historia del AUCALSA. Apenas una década de existencia, pero recuerdos que jamás se olvidarán. 

 

FOTO DE FAMILIA DEL AUCALSA

 

DEJÁNDONOS EFEMÉRIDES PARA EL RECUERDO

 

  • PRIMER EQUIPO ASTURIANO DE LA HISTORIA EN CONSEGUIR EL ASCENSO Y PARTICIPAR EN LA “PRIMERA DIVISIÓN FEMENINA”
  • MEJOR CLASIFICACIÓN FINAL DE UN EQUIPO DE BALONCESTO ASTURIANO EN LA MÁXIMA CATEGORÍA DEL BALONCESTO NACIONAL CON LA SEXTA POSICIÓN CONSEGUIDA EN LA TEMPORADA 1994/1995.
  • EQUIPO DE BALONCESTO ASTURIANO CON MAYOR NÚMERO DE VICTORIAS CONSEGUIDAS EN LA MÁXIMA CATEGORÍA DEL BALONCESTO NACIONAL CON LAS QUINCE VICTORIAS CONSEGUIDAS EN LA TEMPORADA 1994/1995.
  • PRIMER EQUIPO ASTURIANO EN CLASIFICARSE Y DISPUTAR LA COPA DE LA REINA CON SU PARTICIPACIÓN EN LA EDICIÓN DE 1994.
  • PRIMER EQUIPO ASTURIANO EN CLASIFICARSE Y DISPUTAR LA FINAL A8 DE LA COPA DE LA REINA CON SU PARTICIPACIÓN EN LA EDICIÓN DE VALENCIA EN 1995, CAYENDO ELIMINADO EN LA F8 FRENTE A BASQUET GODELLA, QUIEN RESULTARÍA CAMPEÓN.
  • ÚNICO EQUIPO ASTURIANO DE LA HISTORIA CON BALANCE POSITIVO DE VICTORIAS EN LA MÁXIMA CATEGORÍA DEL BALONCESTO NACIONAL CON UN BALANCE DE 38 VICTORIAS Y 32 DERROTAS EN LOS 70 PARTIDOS DISPUTADOS EN LIGA FEMENINA.
  • EN LA TEMPORADA 1994/1995 EL AUCALSA, JUNTO AL UNIVERSIDAD DE OVIEDO, CONVIERTEN A OVIEDO EN LA ÚNICA CIUDAD CON DOS EQUIPOS EN LA MÁXIMA CATEGORÍA
  • DISFRUTAR EN ASTURIAS DE UNA DE LAS MEJORES JUGADORES DEL PLANETA: ELENA TORNIKIDOU. DE UNO DE LOS MEJORES GESTORES, NICOLÁS SAN JOSÉ. DE UNO DE LOS MEJORES ENTRENADORES, CARLOS COLINAS. ETC, ETC.

 

¡GRACIAS AUCALSA!

 

(Fuentes: El Mundo / El Comercio / Avo Mao Santa 14 / RR.SS y todos las personas que nos ayudaron, a los que agradecemos y saben quién son)

 

 

A %d blogueros les gusta esto: