CAMPUS, TERRITORIO VETUSTA

RECORDAMOS EL PRIMER CAMPUS DE BALONCESTO ORGANIZADO EN ASTURIAS POR UN CLUB ASTURIANO, EL CAMPUS DE TINEO DE 1989

Cerca de 50 jóvenes controlados y dirigidos por siete monitores del CB Vetusta disfrutaron durante 15 días del mundo del baloncesto en un marco idóneo como es Tineo, donde convivieron compartiendo cuatro canchas al aire libre y el polideportivo, unos iniciándose y otros perfeccionando el deporte que más le gusta como el de la canasta.

Todos ellos residieron en la escuela hogar de Tineo, merced a la colaboración desinteresada del ayuntamiento local, donde también tuvieron cabida otras actividades complementarias para hacerles más llevadero el primer campus que tiene lugar en el Principado de Asturias.

La primera experiencia de este tipo se puede considerar altamente positiva, como así quedó reflejado por los comentarios de los alumnos que decidieron participar en el campus. “Para ellos fue algo nuevo. Pasaron medio mes inolvidable – afirma Juan Bedia, máximo responsable del Campus-. Incluso había gente que en las horas libres cogía el balón y se iba por su cuenta a practicar el baloncesto».

 

«CON EL BASKET COMO BASE, LOS ALUMNOS TUVIERON OTRAS ACTIVIDADES COMPLEMENTARIAS»

 

La satisfacción es la nota predominante en Bedia. “Para ser el primer año que lo hacemos estamos contentos de cómo se ha desarrollado. Nos ha servido también para corregir algunos errores y adquirir los conocimientos necesarios para poder hacerlo mejor en la próxima ocasión».

Quizás en un principio los responsables del CB Vetusta, club organizador, esperaban una mayor asistencia de jóvenes, pero el contar con cerca de 50 les pudo resultar hasta beneficioso. “Tal vez si hubiéramos tenido más gente nos hubiera podido desbordar”. Haciendo una valoración sobre la marcha pienso que en estos momentos estamos capacitados para sacar adelante este campus con 60 alumnos, apunta Juan Bedia.

Económicamente, la idea, aunque no resulta rentable, “no perdimos dinero – los asistentes pagan un total de 16.000 pesetas. La ayuda del Ayuntamiento de Tineo y otros colaboradores nos ha permitido que los gastos estén equilibrados con los ingresos, que en definitiva era lo que buscábamos».

 

 

Un día normal en el campus comenzaba a las 8 de la mañana, hora en la que el denominado jefe del día -siempre un monitor- era el encargado de que se cumpliera el horario, con carrera continua para empezar, seguida de estiramientos. Media hora después y tras la correspondiente ducha, llegaba el momento del desayuno.

Hasta las 10:30 h, tiempo libre, para iniciarse entonces la primera de las sesiones de baloncesto, que tenía una duración aproximada de dos horas. Seguidamente, los alumnos elegían entre la piscina o el polideportivo, dependiendo también de la climatología.

A las 14h tenía lugar la comida, donde cada día los integrantes de una habitación distinta se encargaban de servirla y recoger. De 14:30 a 16:15 de nuevo tiempo libre, aprovechándose para que los menos aplicados durante el curso escolar realizarán sus respectivas tareas en la sala de estudio.

A continuación, tenía lugar la segunda sesión específica de baloncesto con una duración aproximada de hora y cuarto, para una vez finalizada merendar, si es que antes no se complementaba con un momento de relax o en la piscina o con más baloncesto en el polideportivo, donde tenían a su disposición un monitor, dependiendo de lo que eligiera cada alumno.

 

«EL AYUNTAMIENTO LOCAL CEDE GRATUITAMENTE LA ESCUELA HOGAR Y EL POLIDEPORTIVO»

 

Tras la merienda, que era muy ligera, daban comienzo las competiciones internas, habiéndose formado previamente equipos de tres jugadores cada uno – si hubieran sido de cinco jugarían menos partidos y así les resultó mucho más divertido-, confeccionados según el nivel.

A las 20 horas los alumnos competían individualmente en campeonatos de tenis de mesa, damas y parchís, donde la emoción era continua hasta la hora de la cena (21:15 hora). Los últimos momentos del días, hasta la hora de ir a la cama, paseo por el pueblo, siendo las 23 horas la hora que estaba prevista para la vuelta a la escuela hogar, donde media hora después estaban en sus habitaciones para descansar.

Cada día, los siete monitores se distribuían las guardias, encargándose dos de ellos de impedir alteraciones de última hora entre los alumnos. De los 15 días que duró el campus, uno se reservó por entero a la playa, siendo Luarca el lugar elegido por los organizadores. Es de destacar la presencia en los primeros días del entrenador asturiano Juan Llaneza, que dio una conferencia donde explicó sus experiencias  y conocimientos del mundo del baloncesto.

La buena acogida de la idea de este campus ha dado fuerzas para que el CB Vetusta piense ya en el próximo año, como así confirma Juan Bedia “si, pensamos repetir esta experiencia y, además, en el mismo sitio, que nos parece ideal. Lo único que cambiará es la fecha, ya que en la última quincena de agosto los chicos tienen muy cerca el comienzo del curso y algunos los exámenes de septiembre. El mes de julio será casi con toda seguridad el elegido para nuestro próximo campus».

 

«LA EXPERIENCIA RESULTA POSITIVA Y EL CB VETUSTA YA PIENSA EN REPETIR LA IDEA»

 

 

APRENDER DIVIRTIÉNDOSE.- Los asistentes al primer campus de baloncesto que tuvo lugar en el Principado de Asturias vivieron durante 15 días una experiencia que nunca olvidarán. Aprender –o en algunos casos perfeccionar- el baloncesto disfrutando de unas instalaciones para ellos solos y a la vez divirtiéndose es algo que les quedará grabado para siempre y a demás tendrán el pequeño orgullo de ser los primeros. Tineo resultó un marco ideal para llevar a cabo la idea del CB Vetusta. En las fotos se puede apreciar el lugar donde tuvo lugar el trabajo específico de baloncesto y los alumnos asistentes, aunque los fines de semana el número se ampliaba. El próximo año el ayuntamiento tinetense está dispuesto a colaborar desinteresadamente, una vez más en beneficio del deporte, y el acuerdo con el club organizador puede ser ya un hecho. Para la Mancomunidad del Occidente asturiano no ha pasado inadvertido este campus y no sería de extrañar que el verano próximo los jóvenes aficionados del baloncesto puedan contar con distintos puntos de la región para pasar otros 15 días inolvidables. Los rumores apuntan a Luarca como localidad que acogerá uno de ellos.

 

(ARTÍCULO // LA NUEVA ESPAÑA)

 

A %d blogueros les gusta esto: