MARTA SUÁREZ: PASOS DE GIGANTE A GOLPE DE CONFIANZA

LA MEJOR JUGADORA ASTURIANA DEL MOMENTO NOS HABLA EN PRIMERA PERSONA DEL BAGAJE Y APRENDIZAJE QUE SE LLEVA DEL CENTRO DE ALTO RENDIMIENTO DEL SIGLO XXI Y DE SU NUEVO RETO EN LA UNIVERSIDAD DE TENNESSEE

Este jueves se oficializaba el compromiso de la jugadora ovetense Marta Suárez (2002) con la Universidad de Tennessee (Estados Unidos) para continuar el desarrollo de baloncesto a la par que cursa sus estudios correspondientes. Esta oportunidad le llega a la mejor jugadora asturiana del momento, fruto del acertado paso que supuso hace dos años su marcha al Siglo XXI catalán, conjunto del que ha sido la jugadora más valorada esta campaña y ha dado un fuerte paso adelante en su baloncesto. Nuevo reto, por tanto, para una jugadora sin miedo a los retos, del que hablamos en primera persona con ella repasando su aprendizaje estos dos últimos años en el centro de alto rendimiento del Siglo XXI y analizando su decisión, sus motivaciones y expectativas de futuro. Allá vamos, Marta.

1.- ¿Qué podrías decirnos sobre la percepción que te llevas de la filosofía de alto rendimiento del Siglo XXI y sobre cómo era tu rutina en estos dos años desde la perspectiva deportiva y académica?

La verdad es que te facilitan mucho las cosas. En general entrenamos unas 4 horas al día, pero hay días que solo hacemos una sesión de dos horas. En el instituto todo está adaptado para deportistas, las clases duran solo 45 minutos, aún así nuestro temario es el mismo que el del resto, lo que supone un esfuerzo extra por parte de alumnos y profesores, ademas estos suelen tener muy presentes nuestros horarios a la hora de mandarnos tareas y deberes. En el caso del equipo senior, hacemos un entrenamiento por las mañanas, sobre las 7:00 o 7:30, de entre hora y media y dos horas. Después entramos a clase a las 9:45 hasta las 14:25, comemos y normalmente, aunque depende del día, tenemos tiempo para siesta, deberes… Después es turno para el entrenamiento de por la tarde y luego tenemos también algo de tiempo hasta la cena. Hay bastante flexibilidad las semanas de exámenes o los findes que viajamos a jugar fuera. Nos ayudan mucho a compatibilizar estudios y deporte.

 

2.- ¿Cuánto de importante es haber estado estos dos años rodeada de las mejores deportistas de tu generación en el crecimiento individual de tu juego?

Me ha llevado a ser la jugadora que soy hoy en día. Tienes todos los medios para crecer como jugadora, desde muy buenos entrenadores hasta la competitividad que supone jugar en las ligas que lo hacemos. Eso si, nada te viene dado, estar ahí no garantiza nada, a ti te dan los medios y tú decides como los utilizas.

 

3.- ¿Eras consciente de tu crecimiento semana tras semana y de la asunción de roles de mayor responsabilidad en el equipo? Destacar que eres la MVP del equipo y, aunque los números no lo son todo, no hay más que mirar tus registros de las últimas 4-5 jornadas…

Sin ninguna duda ha sido cuando más segura me he sentido en la cancha. Al principio de la experiencia me había centrado tanto en el desarrollo técnico que dejé un poco de lado la competitividad que me mueve en la pista. Esta temporada entendí que tenía que asumir un rol mayor en el equipo si queríamos conseguir una buena posición. La confianza de mis entrenadores y compañeras fue el punto clave. Al final las estadísticas son solo números, valoro más el crecimiento del grupo y el mío propio. El trabajo duro se recompensa y muy pocas veces es a corto plazo, para que confiasen en mi tenía que hacerlo primero yo en mi misma.

 

4.- ¿Qué es lo que más ha mejorado de la Marta que se fue de Oviedo a la Marta que se va a Estados Unidos?

Todo, desde físicamente, a táctica y técnica, hasta mentalmente. He tenido la suerte de tener una gran confianza con los entrenadores, yo soy una persona que dice lo que piensa, me ha ayudado mucho que me escucharan y guiaran. El hecho de competir en una categoría como Liga Femenina 2 te obliga a madurar en el juego, compites contra jugadoras veteranas que tienen mucha más experiencia que tú.  Hay que ser lista.

 

5.- Para quien no conozca el proceso, que seremos muchos, ya que solo ha habido cuatro jugadoras asturianas que han compaginado su carrera universitaria con el baloncesto en Estados Unidos, ¿nos puedes contar cuales son los pasos desde que te decides a irte a EEUU hasta que por fin se confirma que estudiarás y jugarás en la Universidad de Tennessee?

Cada jugadora es un mundo. Para mí, la idea de irme a Estados Unidos había estado siempre ahí. Tras el europeo U16 de Lituania me comenzaron a contactar universidades, siempre tuve mucha ayuda durante el proceso, Pickuseducation se encargó de mi caso. En un principio las universidades que me contactaban no tenían grandes nombres, pero para mi ya era una pasada. Al perderme el europeo el verano siguiente (que es una gran ventana para las universidades) pensaba que no verían mi progreso durante el año, aún así me seguían llegando nuevos nombres. Esta pasada temporada mi juego dio un salto, empecé a tener un mayor nombre, más “highlights” y entonces me llegaron programas que nunca me hubiera imaginado. Ha sido una de las decisiones más difíciles de mi vida, pero, al final, era sin duda Tennesse.

 

6.- Un nuevo paso de futuro que sucede al que tomaste cuando te incorporaste al Siglo XXI. En ese sentido, ¿en qué momento de tu trayectoria te diste cuenta que el baloncesto podía ser una fuerte prioridad en tu vida? Y relacionado con ello y con tu apuesta por él, ¿cuál es la meta u objetivo número 1 al que te marcas llegar en este deporte?

Desde que empecé a jugar al baloncesto tomé la decisión de que quería dedicarme a eso de meter el balón por el aro, lo tenía claro. Ni siquiera me planteaba metas, aún me acuerdo el día que me comentaron que alomejor iba a una preselección Mini de la Selección Asturiana, para mi no había nada más grande que eso. Obviamente he tenido mis más y mis menos, pero al acabar el día en mi cabeza seguía esa idea. Aún no he hecho nada, literalmente, no he hecho nada en el baloncesto profesional y soy consciente de ello. Mi objetivo es trabajar y seguir con esto hasta que mi cuerpo me lo impida, siempre he dicho que si mi límite es Liga Femenina 2 estaré encantada de seguir aquí, pero sé que no lo es.

 

7.- Doy por hecho que ofertas de España no te han faltado y quiero conocer cuánto ha influido en tu decisión las dificultades de compatibilizar en España estudios y baloncesto profesional. O dicho a la inversa preguntarte si te habrías quedado en nuestro país de tener esas facilidades…

Obviamente la idea de quedarme es España pasó por mi mente. Varios entrenadores me comentaron que podría tener una buena carrera si me quedaba aquí en Liga Femenina o Liga Femenina 2, y no lo dudo, pero no es lo mismo. La percepción que tienen del deporte al otro lado es totalmente distinta. Es la mejor opción para compatibilizar los estudios al mejor nivel con el baloncesto al mejor nivel. La liga universitaria allí tiene un impacto enorme también fuera de la pista. Tienen más audiencia que nosotros en la ACB y eso es una realidad. A España le queda un largo camino, no vemos el deporte de la misma manera, y mucho menos el femenino.

Nuestra más sincera enhorabuena, Marta, por la fabulosa oportunidad que tienes ante ti y que seguro aprovecharás como se merece. A seguir creciendo, te seguiremos de cerca.

Muchas gracias a vosotros.

 

(Fotos Marta Suárez)

 

A %d blogueros les gusta esto: