EL OLÍMPICO DE LA CALZADA, UN CLUB DE GRANDES MAGNITUDES

REPASAMOS LA HISTORIA DE LA AGRUPACIÓN DEPORTIVA OLÍMPICO DE LA CALZADA, UN CLUB QUE LLEGÓ A CONTAR CON MÁS DE 700 DEPORTISTAS A FINALES DE LOS AÑOS 80

Corría el verano de 1985 en Gijón cuando una nueva entidad deportiva iniciaba sus andanzas en el mundo de baloncesto. Se constituía por entonces la Agrupación Deportiva Olímpico de La Calzada que, sobre los cimientos y experiencias de alguno de sus integrantes en el Club Deportivo del Mar, buscaría la promoción de nuestro deporte dentro del barrio gijonés que da nombre al equipo. Surgía el Olímpico de La Calzada, que tendría su domicilio social en la Avda. Argentina y como presidente a M. Ramón García Álvarez.

Aquel verano de 1985 sería intenso con la realización de jornadas de captación con monitores-entrenadores como Pepe Cobo, Nacho Galán, Germán Prieto, Juan Iglesias o Cristina González (preparación física) a la cabeza.

 

 

El Colegio García Lorca sería durante la trayectoria tal vez la principal instalación de juego que les acompañaría, sin olvidar el «garaje» de la Calle Panamá o los partidos en los que les tocaba desplazarse hasta el Palacio de Deportes. Y es que la falta de un Pabellón de juego para baloncesto en La Calzada fue una de las reivindicaciones iniciales y recurrentes del club a los organismos competentes, desafortunadamente sin mucho éxito y quedando al arbitrio e intemperie en muchas ocasiones de la lluvia, focos fundidos o la carencia de duchas.

El número de deportistas adscrito al Olímpico de La Calzada creció de forma meteórica. Como fundamentos de este crecimiento se puede citar el absoluto carácter gratuito de la actividad y la calidad de los monitores y la preocupación por impulsar desde el propio club en colaboración con la Federación los correspondientes cursos de entrenadores. Respecto a estos últimos, tocaría citar con especial dedicación el trabajo realizado por Pepe Cobo como coordinador de la sección femenina de club y de Nacho Galán como coordinador de la sección masculina.

Como sustento económico, junto a las subvenciones del Patronato y de la Consejería, es obligado mencionar a Supermercados El Trébol, que como a otras entidades deportivas de la ciudad, les brindó un importante soporte económico.

Y así llegó el inicio de competición con los equipos cadete masculino y cadete femenino haciendo los honores del debut, uniéndose posteriormente a lo largo de la temporada el Junior Femenino y el Senior Femenino de Segunda División. 

A su vez el trabajo con los colegios despegaba y más de setecientos niños practicaban baloncesto bajo el amparo del Olímpico de La Calzada (incluso llegó a crearse sección de balonmano y se decía que el total de deportistas «controlados» superaba los 1000).

Las Escuelas Deportivas de Baloncesto desarrollados por el club llegaron a numerosos centros educativos: Virgen del Mar, Sagrado Corazón, García Lorca, Cervantes, Primo de Rivera, Atalía, Eduardo Martínez Torner, Jove o Laviada.

 

 

En la temporada siguiente (1986/1987), otro hito para el club del barrio de La Calzada. La clasificación del equipo Cadete Masculino dirigido por Nacho Galán para el Campeonato de España de la categoría.

Momento álgido para el club con su participación junto a los mejores equipos de España, que saldaría en 14° posición final tras ganar dos de los seis partidos jugados y perder dos de ellos por la mínima, y que se veía acrecentado con las numerosas convocatorias de jugadores y jugadoras a las selecciones asturianas, donde, además, el propio Nacho Galán ejercía de Seleccionador Infantil Masculino.

 

 

Sin embargo, lo que rápido llegó, rápido se fue. La temporada 1987/1988 continúo con el buen trabajo y hacer de la cantera del club, pero al final de la misma todo sufrió un giro de 180°. La situación laboral de los entrenadores de la época (sin haber mucha diferencia con las situaciones actuales) no se encontraba perfectamente definida, debiendo el club contratar como empleados fijos a algunos de los monitores que venían prestando servicios en el mismo. Esta cuestión ponía en complicaciones la realidad económica del club que en Junta Directiva de 22 de agosto de 1988 tomó la drástica decisión de disolverse como entidad, contando por aquel entonces con una cantidad exacta de 707 niños/as practicando baloncesto.

Se ponía fin a una trayectoria tan efímera como meteórica para este club. No obstante, muchos de sus deportistas no tardarían en tener acogida, ya que apenas dos meses después se fundaría el Club Baloncesto Arbeyal, que desde entonces y hasta la fecha desarrolla y promociona el baloncesto en La Calzada.

(FUENTE // EL COMERCIO // FOTOS // CÉSAR GIJÓN // EL COMERCIO)

 

error: FOTO DISPONIBLE EN LA APP DE XTREPIC
A %d blogueros les gusta esto: