LOS RECUERDOS ASTURIANOS DE CLAUDIA APONTE

VIAJAMOS EN EL TIEMPO CON LA INTERNACIONAL PARAGUAYA CLAUDIA APONTE, CON QUIEN REPASAMOS SU PASO POR ADBA Y POR ASTURIAS, PRIMERA EXPERIENCIA FUERA DE SU PAÍS PARA UNA TRAYECTORIA METEÓRICA

Cualquier amante al baloncesto que se precie sabrá quien es la jugadora Claudia Aponte (1991). Y es que la trayectoria de la internacional paraguaya es ya dilatada y ha sido en nuestro país donde ha conseguido sus mayores logros. Sin embargo, lo que quizá no todo el mundo sabe es que su primera experiencia fuera de su país la vivió en nuestra tierra, en Asturias, y concretamente en Avilés y en las filas de ADBA, club al que llegó desde sus país con apenas 15 añitos. Se dice pronto, pero ya han pasado quince años de aquello, y aprovechamos el momento para charlar con la propia Claudia Aponte sobre cómo marcó su trayectoria deportiva ese primer impulso europeo que tuvo en nuestra comunidad.

 

1.- Buenas noches, Claudia. Hace aproximadamente 15 años y cuando tenías dicha edad tomas la decisión de salir de tu Paraguay natal para emprender una aventura basada en el baloncesto que aún perdura en la actualidad. Ese primer paso fue venirte a España para jugar en ADBA, en Asturias, en Avilés. Ahora con los años, ¿cuánto de importante crees que fue esa decisión de salir fuera de tus orígenes a edad tan temprana en tu trayectoria deportiva?

Fue una decisión fundamental en mi carrera deportiva y en mi vida. Puedo decir que cumplí mi sueño de jugar a nivel profesional y de vivir de lo que amo hacer que es jugar al baloncesto. Con esa decisión, viene todo lo demás en mi vida, vinieron las experiencias que me hacen ser la persona que soy hoy, muchos momentos alegres y algunos no tanto. Sin duda, ha sido la mejor decisión que pude tomar.

2.- ¿Cómo es ese momento en que recibes la llamada para irte a jugar fuera de casa, comentarlo con tu familia y tomar esa decisión? 

Recuerdo que estaba en el colegio, cuando me llegó la noticia, por parte de Pao Ferrari. Fran García y Nico San José estaban interesados en verme jugar para trabajar la posibilidad de viajar a España. Cuando recibí esa noticia sentí ilusión y emoción, solo por poder soñar con esa posibilidad. Finalmente surgió la posibilidad. No fue fácil convencer a mi madre, mi padre accedió, pero ella no lo tenía nada claro, pero me vio tan convencida que al final accedió. Así acabe en Avilés, en el ADBA, un club que quiso apostar por formar a una niña de 15 años en sus categorías inferiores.

3.- ¿Cómo recuerdas tu vida en Avilés? Familia nueva, compañeras de clase nuevas, club nuevo, compañeras de equipo nuevas, ciudad nueva… ¿cómo llevaste esa adaptación?

Allí tuve la suerte de tener a personas que se encargaron de mi formación y educación. Ondina, Yolanda Mijares, Geli y Pedro, se encargaron de que me encontrase bien me sintiese lo más cómoda posible, personas que tienen todo mi cariño y mi eterno agradecimiento. Al principio todo era nuevo y diferente, el cambio tanto a nivel cultural como deportivo fue grande. En el baloncesto hubo un trabajo de adaptación porque el juego era diferente y llevó su tiempo. En el instituto también eran grandes cambios, la adaptación duró unos meses, después fue todo a mejor.

 

CLAUDIA APONTE EN LA FILA DE ARRIBA, PRIMERA JUGADORA POR LA IZQUIERDA

 

4.- Durante esos dos años jugaste en las categorías de formación del club, cadete y junior, ganando algún título, e incluso, pese a tu corta edad fuiste una jugadora determinante en el equipo de Primera Nacional. En este sentido, ¿qué consideras que aportó a tus características de juego y a tu formación como jugadora tu paso por ADBA?

En la categoría cadete tuve un gran entrenador como es Fran García, que se encargó de la adaptación de mi juego y de inculcarme los conceptos fundamentales del baloncesto en España. Esa labor fue esencial porque me permitió en tan sólo unos meses entender el juego y empezar a competir con confianza.

Al año siguiente, con el Junior y el Primera Nacional, el nivel de exigencia aumentó bastante, ya que también entrenaba con el LF2. El hecho de entrenar con LF2 y de disputar minutos en Nacional me exigió dar lo mejor de mí para estar a la altura de ambas competiciones. Esto, sin duda, fue muy importante para ganar confianza y experiencia de cara a dar el salto de junior a senior.

5.- Y de las personas con la que coincidiste en el club, ¿hay algún entrenador/a o compañera o directivo que te haya marcado especialmente durante aquellos dos años que estuviste en nuestra tierra?

Como mencioné antes, estaré siempre agradecida a toda la gente que de alguna u otra forma hicieron que me sienta como en casa, que fue la gran mayoría. Ondina, Geli, Pedro, Haydee y Debo, Yolanda Mijares, Fran García, Moni. También mencionar a todas mis compañeras en los dos años, entrenadores y padres de jugadoras. Sin duda, todas estas personas me han marcado y han aportado algo para que sea mejor jugadora y persona.

6.- Tras tu paso por ADBA, das directamente el salto a LF2 en Guadalajara, llegas a la Selección Absoluta de tu país, debutas en Liga Día… Y si el pasado lo tenemos claro, nos gustaría despedirnos preguntándote por tu futuro y los sueños que te quedan por cumplir en nuestro deporte.

Me gustaría seguir viviendo experiencias con el baloncesto, seguir mejorando mi juego y buscar siempre mi mejor versión. Quiero seguir jugando todos los años que pueda y poder disfrutar de jugar y de competir, porque es lo que me hace feliz. Mis sueños son poder ganar alguna medalla más con la selección absoluta de Paraguay y en España poder competir al máximo nivel.

 

Muchas gracias Claudia. Encantados de repasar contigo tus orígenes en nuestro país y en nuestra tierra y desear verte aún muchos años más sobre la pista a gran nivel.

Muchas gracias a vosotros.

 

(El Comercio / Basket En Red / RRSS)

 

A %d blogueros les gusta esto: