EL JUNIOR DE ORO DEL BALONCESTO ASTURIANO

TE CONTAMOS LA HISTORIA DE DIEGO GONZÁLEZ. EL ÚNICO JUGADOR ASTURIANO CAMPEÓN DE ESPAÑA JUNIOR QUE VOLÓ HACIA EL MVP DE LA FINAL CON EL FORUM VALLADOLID DEJANDO ATRÁS A LOS MEJORES JUGADORES DE ESPAÑA

Corría junio de 2002 por la isla de Tenerife y un jugador iba a escribir historia en las páginas doradas del baloncesto asturiano. Nos referimos a Diego González (1984). El pívot salinero comenzó en alevines su etapa baloncestista en el equipo de su colegio, el San Fernando (Avilés). Pronto sus destellos e imponente físico le llevaron a las selecciones de categorías de formación asturiana y a estar en órbita de alguno de los principales clubes de España como acredita su fichaje por Valencia Basket en categoría infantil, su primera experiencia fuera de nuestra comunidad. Sin embargo, no sería esta la ciudad en la que alcanzaría su gran gesta, sino que lo sería la ciudad a la que llegaría un par de años más tarde, Valladolid, ciudad que le abriría sus puertas después de ser Campeón de Asturias Cadete con el PAU.

En su periplo vallisoletano se instalaría en la Residencia Río Esgueva como deportista de alto rendimiento y defendería los colores del histórico Fórum Valladolid, una de las mejores canteras de España, con la que pronto comenzó a conseguir éxitos como los Campeonatos de Castilla-León obtenidos en sus dos años junior.

Fruto del último de estos títulos, y de superar la correspondiente Fase de Sector, el Fórum Valladolid se presentó en la Fase Final del Campeonato de España Junior 2002 en Tenerife. El equipo estaba dirigido por el técnico Roberto González Presas (que llegaría a dirigir al equipo ACB), y tenía el enorme mérito de que tan solo tres jugadores eran de segundo año. Además, la estrella junior del Fórum, un tal Fernando San Emeterio, se había convertido ya a todos los efectos en jugador de la primera plantilla y causaba baja para este Campeonato.

Un Campeonato en el que el dicho “las cosas no son como empiezan sino como acaban” brilló en su máximo esplendor. Comienzo muy duro de Campeonato ante uno de los grandísimos favoritos, FC Barcelona que no dio opción alguna al Fórum (43-76). Ya sin margen de error el equipo tenía entre ceja y ceja redimirse de ese partido inicial y cumplió su palabra, no sin finales digno de taquicardia como el partido de la fase de grupos contra Adecco Zaragoza (95-74) Real Canoe (79-77) o la épica semifinal frente a Cajasol Sevilla (65-63).

 

 

La final se jugaba ante el todopoderoso FC Barcelona que no había fallado durante el torneo y que como vimos anteriormente había hecho añicos al equipo vallisoletano en la fase de grupos. Sin embargo, el resultado ahora sería distinto, muy distinto, y en especial por la sublime actuación de un hombre, nuestro hombre. Retrocediendo en el tiempo Diego recuerda perfectamente cómo se dirigió a él su técnico, Roberto González Presas (quien a la postre sería nombrado mejor entrenador del Campeonato), antes de comenzar el partido: “Diego, a ti no te digo nada. Si quieres, puedes ser el mejor”. Algo que no cayó en saco roto para él y pronto se echó al equipo a la espalda demostrando que esa final no había venido para jugarla, sino para ganarla.

Un tal Rudy Fernández que acababa de conseguir la medalla de bronce en el Campeonato con el Joventut llamaba por teléfono al descanso a Fernando San Emeterio para preguntarle “si el Diego ese va dopado. Qué cómo juega tanto”, mientras observaba la exhibición del jugador asturiano.

Sin embargo, el FC Barcelona, con jugadores de la talla de un tal Víctor Sada dirigiendo las operaciones marcaba distancias alrededor de diez puntos que parecían infranqueables para los vallisoletanos. Pero infranqueables no lo fueron para alguien que es capaz de anotar 16 puntos en el último cuarto para irse a un total de 28 puntos en el partido, encabezando un parcial de 9-22 en el último cuarto. Paulatinamente ante el desconcierto blaugrana Diego se mostraba imparable desde todas las posiciones (triples, bajo canasta, media distancia) y se llegaría a la última jugada del partido con balón para que el Fórum fuese Campeón de España.

La jugada, como no podía ser de otra forma ante su actuación, fue diseñada por la pizarra de Roberto para Diego. Una media vuelta en el poste para el recuerdo, un balón que deambuló y coqueteó con el aro durante milésimas de segundo hasta que lentamente descendió por la red azulgrana culminando la majestuosa remontada (56-57) y sellando un título que asimismo significó el primer título junior para el baloncesto de Castilla y León, el consagrar como MVP de la final a nuestro Diego y como parte de un Quinteto Ideal de mucho lustro. Como anécdota nos recuerda Diego que tras su canasta apenas quedaban seis décimas para finalizar el partido, que no daba tiempo a nada, pero él pensaba que quedaban seis segundos y se puso a defender como un animal, mientras sus compañeros ya celebraban el título en mitad de la cancha. Exhibición digna de gigantes de este deporte y que llenaría portadas y páginas en la famosa revista del mismo nombre o le llevarían a este muy cerca de convocatorias con las selecciones españolas.

 

 

Un récord insuperable y difícilmente igualable. Diego es el único jugador asturiano Campeón de España Junior. Un Campeonato que sin duda marcó a esta generación de jugadores del equipo vallisoletano y cuyo recuerdo no se olvida. De hecho, nos muestra con orgullo el propio Diego el grupo de whatsapp que en la actualidad mantienen activos jugadores y cuerpo técnico, “Tenerife 2002”.

Desde entonces el baloncesto llevó a Diego por diferentes lares. Club Orense Baloncesto (con el que entrenó e hizo pretemporada en LEB), Atlética Avilesina, Oviedo Club Baloncesto, Caja Segovia, lugar al que llegó fichado por el entrenador mierense Arturo Álvarez (actualmente entrenando en Palencia Basket de LEB ORO). Después, tras unos años de parón, siguió dando pinceladas en nuestro baloncesto vistiendo las elásticas del CD Formabasket (Primera Nacional), CB Castrillón (Primera Nacional) y Real Grupo de Cultura Covadonga (EBA-Primera Nacional). Actualmente, se encuentra centrado en sus ocupaciones laborales, pero su legado hace que cada temporada reciba llamadas de varios equipos de las que él se muestra muy agradecido. No obstante, no cierra la puerta definitivamente al baloncesto, el futuro hablará por sí solo, pero lo que está escrito no lo cambiará nadie. ¡GRACIAS DIEGO!

 

*VÍDEO FINAL DEL PARTIDO

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: