COMUNICADO OFICIAL: QUE NO SE PAGUE CON LOS NIÑOS

NOS PRONUNCIAMOS SOBRE LA DECISIÓN DE SUSPENSIÓN DE LAS ACTIVIDADES EXTRAESCOLARES EN NUESTRA COMUNIDAD AUTÓNOMA CON LA CONSIGUIENTE SUSPENSIÓN DEL BALONCESTO EN LOS COLEGIOS

 

COMUNICADO OFICIAL DE LA CANASTA ASTURIANA

ASUNTO: REFLEXIÓN SOBRE LAS MEDIDAS ADOPTADAS POR LAS ADMINISTRACIONES PÚBLICAS PARA LA PREVENCIÓN Y CONTENCIÓN DEL COVID-19 QUE TIENEN UNA ESPECIAL INCIDENCIA SOBRE EL BALONCESTO EN NUESTRA COMUNIDAD AUTÓNOMA

 

Desde nuestra perspectiva de medio de comunicación especializado en baloncesto asturiano cuya finalidad principal es la promoción y difusión del baloncesto base en nuestra región consideramos necesario realizar un ejercicio de responsabilidad que sirva para poner de manifiesto y reflexionar sobre la realidad a la que actualmente se enfrentan nuestros deportistas más pequeños.

Como punto de partida y de forma categórica y absoluta compartimos cualquier tipo de medida normativa cuyo bien jurídico objeto de protección sea la salud pública y su máxima aspiración la de tutelar la salud colectiva frente a la actual situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, ya que jamás podemos olvidar que el virus está ahí.

Asimismo, nos gustaría eludir cualquier tipo de connotación política, ya que dependiendo de la materia a examinar la atribución de competencias para la adopción de medidas frente a la crisis del coronavirus recaerá en una Administración Pública distinta, ya sea de ámbito local, autonómico o estatal.

Sin embargo, por ser la norma con mayor grado de afección a nuestro deporte queremos mencionar la recientemente publicada “Resolución de 30 de julio 2020, de la Consejera de Educación del Principado de Asturias, por la que se dispone la reanudación presencial de las clases en el curso escolar 2020-2021 y se aprueban las instrucciones de organización para el inicio de curso, que serán de aplicación hasta el fin de la crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19”.

En la disposición sexta de las medidas acordadas por este texto se resuelve que se mantienen en suspenso las actividades extraescolares y complementarias en los centros educativos públicos (…)

Bien, en Asturias, el baloncesto en edad benjamín y alevín (Minibasket) encuentra su fundamento en las actividades extraescolares de los colegios, ya que las competiciones (Juegos Deportivos del Principado de Asturias) organizadas por la Dirección General de Deportes del Principado de Asturias, son competiciones de COLEGIOS. Y la forma en que estos colegios ofertan la actividad de baloncesto es a través de las actividades extraescolares, actividad mediante la cual se configuran determinadas jornadas de entrenamiento en los colegios y los fines de semana tienen lugar los diferentes encuentros de los citados Juegos Deportivos del Principado de Asturias.

Así pues la suspensión de las actividades extraescolares produciría la concatenación de no formación de equipos y de no disputa de competiciones (al margen dejaremos posibles competiciones federadas cuya celebración también dependerá de las directrices de instancias superiores), privando al niño del deporte y de todos los esenciales valores que se transmiten por aquel.

Esta decisión que compartimos al 100% siempre que se tome a través de criterios estrictamente sanitarios choca con otras medidas cuya motivación tal vez sea distinta a la preservación de este derecho fundamental. Y es que en las últimas semanas hemos visto celebrarse eventos deportivos, también de carácter no profesional, así como hemos visto como se permite (o al menos no se penaliza con la severidad requerida) la aglomeración y confluencia de multitud de personas en playas, espacios al aire, libre, eventos…etc. 

Sea como fuere, y estando a favor o en contra de determinadas actuaciones y celebraciones, la única realidad que subyace en esta instancia es que el pasado 7 de marzo de 2020 fue la última vez que los más pequeños pudieron disfrutar de su competición y no sabemos cuándo será la próxima vez que puedan hacerlo, aunque se nos antoja lejano.

Hablamos de niños de entre 8 y 12 años que en gran número han sido ejemplos de comportamiento ante tal delicada situación. Ahora su esfuerzo puede ser en vano y pueden verse privados por tiempo indefinido de disfrutar de una de las mayores ilusiones de sus vidas, la práctica del baloncesto.

Junto a esto, y sin ser ejemplos de nada, queremos hacer un llamamiento a todo aquel que no cumple con las recomendaciones sanitarias. El ejercicio de responsabilidad individual que corresponde efectuar diariamente a cada ciudadano es de una magnitud superlativa que de cuyo cumplimiento depende casi exclusivamente tanto la salud colectiva como las posibilidades de desarrollo de la persona a través de la práctica deportiva o de cualquier otra actividad. Vale que, en cierto modo, desconociéramos el impacto que la primera oleada del COVID-19 causaría, pero ahora, sabiéndolo, no hay la más mínima excusa para no cumplir las normas. Cada incumplimiento individual suma en perjuicio del prójimo, de dejar a niños sin jugar, de restar ilusiones a quienes jamás se debería de penalizar ni hacer soportar con las consecuencias de esta crisis.

Por todo lo cual pedimos el cumplimiento estricto de toda normativa sanitaria, la no discriminación del deporte base y la eliminación de la disparidad de criterios que rigen en la actualidad.

Porque lo que no se puede consentir es…

 

 

Fdo:

Equipo de La Canasta Asturiana.

Alfonso Alonso y Carlos Torío

 

FOTOS (TORIO PHOTO/EFE/EMILIO MORANETTI Y DIARIO AS)

A %d blogueros les gusta esto: