FAUS SIEMPRE EN MI EQUIPO

NOS ACORDAMOS DE FAUS, HISTÓRICA RELIGIOSA DEL COLEGIO URSULINAS DE GIJÓN, PIEZA FUNDAMENTAL CON SUS ACTOS EN LA INSTITUCIÓN, EL DEPORTE Y EL BALONCESTO

No es jugadora, no es entrenadora, no es árbitro, pero la protagonista de este artículo se tiene ganado su rinconcito en el baloncesto asturiano como cualquiera de los mejores de aquellos estamentos. Una de esas personas que no hacen ruido, que no les gusta ser el centro de atención, pero cuya pasión y dedicación hablan por sí mismas. Hoy nos acordamos de Faus, histórica religiosa del Colegio Ursulinas de Gijón, persona fundamental en la institución, quien durante muchísimos años estuvo al servicio de su colegio, de sus equipos y de sus deportistas, para ser una más de la gran familia del baloncesto (deporte que quien mejor la conocía sabía que era su predilección) que siempre formaron las ursulinas.

Faus era la encargada de abrir y cerrar manualmente el portón. Hay que tener en cuenta que había entrenamientos y partidos de algún deporte de lunes a domingo). Por ejemplo, los viernes tenía que cerrar el portón a las 22h, que era cuando se terminaba de entrenar, y los sábados madrugaba para abrirlo para los partidos que eran a horas muy tempranas.

ENTRADA DEL COLEGIO URSULINAS

Faus no se perdía partido que se jugase en el cole, de cualquier categoría, sin distinción, teniendo palabras cariñosas para el público y jugadores locales y sus rivales. Además, como las gradas eran de hormigón y helaban gran parte del año, ella aparecía con una caja de cartón llena de «cojines» de poliespán que ella misma había hecho para repartirlos por la grada y si alguien le decía que no hacía falta, le insistía para que no se quedase frío.

En los torneos del colegio, el mayor evento de baloncesto del año, Faus, tampoco paraba. Desde el viernes por la tarde, con la presentación de equipos, hasta el domingo al mediodía con la entrega de premios, siempre presente para animar y ayudar. Y cuando no estaba a pie de pista estaba en la cantina que se organizaba alrededor del torneo. Ella, junto a las otras dos monjas que vivían con ella en «La casina» (así se llamaba a la casa que está en el recinto del cole y donde vivían), hacía bocadillos de distintas variedades para que se vendieran en la cantina. El 100% de lo que se recaudaba iba para Sachas (Ecuador) para un proyecto solidario que tenía el colegio.

EL BALONCESTO, UNA ACTIVIDAD QUE NUNCA PARÓ EN URSULINAS (FOTO LNE)

Y siempre fue así. Trabajadora, humilde, generosa, cariñosa (como cariñosas eran sus pequeñas y tiernas collejas y su forma de “picar” a los pequeños)… años y años con sus buenas palabras, y sobre todo con sus hechos, al pie del cañón en el colegio Ursulinas. Buenas acciones que seguro continúa realizando en Vitoria, lugar donde reside actualmente, y al que le mandamos el más fuerte y cariñoso de los abrazos, tanto de nuestra parte como de todos los deportistas, alumnos y compañeros ursulinos que guardan de ella tan grato recuerdo. Gracias Faus.

HOMENAJE DESPEDIDA FAUS 2012 EN EL COLEGIO (VER ENLACE)

 

A %d blogueros les gusta esto: