FREDO NOS ABRE SU MOCHILA

EL EMBLEMÁTICO ENTRENADOR GIJONÉS ALFREDO FERNÁNDEZ REPASA CON NOSOTROS SUS CASI 30 AÑOS DE TRAYECTORIA EN LOS BANQUILLOS ASTURIANOS

Protagonista muy especial en el día con la entrevista que presentamos a continuación. Como dice el dicho la experiencia es un grado y más si cabe en el mundo del baloncesto. Y si hablamos de experiencia hemos de hacerlo de uno de los entrenadores más longevos del baloncesto asturiano y también de uno que conserva la ilusión y las ganas de su primera temporada. Nos referimos al gijonés Alfredo Fernández, “Fredo” (Gijón, 1969), técnico que se ha ganado el cariño y respeto de todos con la profesionalidad y empatía que siempre le ha caracterizado. En el día de hoy tenemos la ocasión de charlar con él y abrir una de las mochilas de experiencias más cargadas de nuestro baloncesto con prácticamente 30 años a sus espaldas. Allá vamos.

1.- ¿Cómo te llega Fredo la pasión por el baloncesto y consecuentemente por entrenar?

Mis comienzos con el baloncesto de un modo más serio que la pachanga en el parque o el cole de turno fueron en el instituto. Por aquel entonces yo estudiaba en la Universidad Laboral y el Gijón Baloncesto creó una escuela que comenzó llevando Vicente Charro y en sucesivas temporadas jugadores de la primera plantilla como Rafael Afán o “Vallecas” Hernández. Desde esa fecha hasta mi llegada al Colegio Ursulinas en 1991, mi aportación como jugador sólo se ceñía a competiciones populares y pachangas con los entrenadores de A.D. La Unión, de los que guardo un grato recuerdo.

 

2.- ¿En qué año, en que categoría y en qué colegio/club te inicias?

Con la llegada al cole para trabajar como maestro y siendo Germán Prieto el responsable del baloncesto del colegio y de la Federación Asturiana, se me plantea el ayudar a llevar algún equipo. Quién conoce a Germán sabe que puede ser muy persistente en sus empeños, y la verdad, sin mucha oposición por mi parte, me sumo al curso siguiente al grupo de entrenadores del colegio, con el compromiso de hacer el primero de los cursos de formación como entrenador esa misma temporada. De aquello que comenzó siendo una relación entre compañeros, salió una amistad con Germán y su familia que todavía hoy guardo con mucho cariño. Recuerdo que mi primer partido fue con Gonzalo Bedia, que de aquella era jugador infantil o cadete del equipo del colegio, y nos fuimos a Mieres a un torneo con el equipo alevín masculino. Eso era la temporada 1992/1993.

 

3.- Y desde ese año 92, casi treinta años de trayectoria como entrenador. Se dice pronto…

La mayoría de mi trayectoria como entrenador está ligada al Colegio Ursulinas, ahora Colegio Montedeva, y en competiciones escolares. Es a partir de una generación de jugadoras del colegio con las que tengo una gran relación, y que estaban muy comprometidas con el basket, cuando decido hacerme cargo de un equipo senior femenino en Senior Autonómica que se llamaba Prada Inmobiliaria, y con el que estuve dos temporadas. En esa época en el colegio ya contábamos con Juan Carlos García, una persona que nos dio un montón de horas y de energía, que se tradujeron en un salto de calidad muy importante como sección deportiva. Sin duda muchos de los proyectos, torneos, patrocinadores,… fueron posibles gracias a su compromiso, y su ejemplo como compañero. Después de ese tiempo me plantean en el colegio coger la Dirección de Infantil y Primaria y, ante la imposibilidad de compatibilizar las dos cosas, dejo el equipo.

Pasan tres años y llega la propuesta del CODEMA de echar una mano a Hechi como entrenador del equipo de Liga Nacional. Otra vez me convencen muy fácil porque tengo amigos y familia dentro del equipo, y el proyecto que tienen encaja perfectamente con lo que yo entiendo que debe ser el baloncesto colegial. Dos temporadas en CODEMA con un “feeling” muy especial con todos los jugadores, que terminan con la propuesta que Álex y Dani González me hacen para incorporarme al proyecto del Gijón Basket, allá por 2015.

Otros dos años en un club, uno en Liga Nacional y otro en Liga EBA, que suponen un crecimiento personal muy grande y la decisión de sacarme el título nacional de entrenador.

Al término de esas dos temporadas llega la conversación con Fran Lato y Edu Ablanedo para incorporarme a la Atlética Avilesina. Gracias a ellos y a personas como Pedro Santos o Nica, me sumé al proyecto por todo lo que suponía de trabajo de futuro y de formación de jugadores.

Y desde hace tres temporadas estoy entrenando en Avilés. La primera de ellas me hice cargo del equipo de Liga Autonómica con una plantilla de jugadores muy joven y con ganas de progresar, y tras la salida de Fran del equipo de Liga Nacional, el club me propone hacerme cargo de él hace dos temporadas. Y en esas estamos.

 

4.- Dilatada trayectoria de la que indudablemente habrá mil experiencias y recuerdos. Difícil decisión si te hago elegir el mejor de ellos…

Supongo que tiro de topicazo, pero soy muy sincero en esto: las personas que he tenido la oportunidad de conocer. Gracias a muchas de ellas que ya mencioné antes y con las que he compartido muchas horas, y a otras que desde su trabajo, hacen que siga disfrutando. Estoy pensando no sólo en jugadores/as o entrenadores/as; hablo de personal de instalaciones deportivas, directivos, conductores, familias, árbitros, auxiliares de mesa, preparadores, físios, personas como Faustina en mi cole o la hermana Castro en Doroteas… sin las cuales esto sería muy complicado de sacar adelante. Todas me han aportado algo en este tiempo y creo que es justo nombrarlas y agradecérselo.

 

5.- Y entre el ingente número de equipos que has digerido también difícil quedarte con uno de ellos…

Esta sí que es complicada de responder. Ahora mismo tengo un grupo humano que es muy especial. Estamos en un momento de crecimiento mutuo, y lo estamos disfrutando mucho. Estoy muy orgulloso del equipo que tengo y sinceramente me aportan un montón de emociones, de experiencias; siempre hay muchas ganas de ir a entrenar para vernos y seguir creciendo juntos. De todas maneras hay una generación de jugadoras del colegio del 89/90 que siempre será especial para mí por todo lo que vivimos y por todo lo que disfrutamos. Ese equipo estaba formado entre otras por Paloma, Rake, Alba, Buki, Bea, Raquel y Sandra (a las que se unieron en senior, Alexia, María, Shamy, Chio, Nerea o Cris Copano). Fue un grupo muy especial de jugadoras que, sin ganar muchos títulos, disfrutó mucho del baloncesto.

 

6.- Y 29 años en el Colegio Ursulinas (actual Colegio Montedeva), 29 años respirando de un colegio de alta tradición baloncestista. Una de las grandes cunas de nuestro baloncesto…

Es verdad que llevo 29 años trabajando en el cole y he visto pasar muchas generaciones de alumnos/as y por tanto de jugadores/as por los patios. Llevo la coordinación deportiva de todo el colegio desde hace unos años, lo que me da una visión general de cómo están las cosas a todos los niveles: formación, instalaciones, relaciones con las familias… y la verdad es que aunque todo es mejorable, estoy satisfecho con lo que hacemos.

Tengo la suerte de tener un grupo de entrenadores que además de formación en baloncesto son excelentes personas y por tanto responsables en las tareas que desempeñan. Soy de los que cree que primero de todo hay que formar personas y hacer equipo; posteriormente llegan aspectos formativos específicos del baloncesto (técnica individual, táctica…). No haremos que un equipo juegue a baloncesto bien, si no se comporta como un equipo; y esas cosas hay que entrenarlas. No las conseguimos por casualidad. Te puedes imaginar que dentro de este marco que te expongo, sí me siento un privilegiado y muy orgulloso de estar donde estoy.

 

7.- Un intervalo de casi tres décadas que te ha permitido ver desde una perspectiva privilegiada la evolución de este deporte…

No soy de los que apelan al pasado como forma de analizar el presente. Aquello de “antes los críos/as sabían… o antes las jugadores/as hacían…”, son argumentos frecuentes a la hora de debatir esta cuestión que me planteas. Mi opinión es que no son aspectos comparables. Los tiempos son diferentes, las personas son diferentes, los medios son diferentes, las relaciones son diferentes…no podemos establecer esa comparación cuando tantas variables han cambiado.

Creo que antes contábamos con unas fortalezas y unas debilidades para entrenar, y hoy tenemos otras fortalezas y otras debilidades para hacer lo propio. Personalmente me declaro fan de esta generación de niños/as, como lo fui de la anterior, y de la anterior… Debemos formar jugadores/as de baloncesto con las herramientas que tenemos, y no frustrarnos con las que no tenemos.

 

8.- Unas ganas y un hambre de baloncesto que no se terminan, ya que, como mencionaste anteriormente, hace un par de años te conviertes en Entrenador Superior de Baloncesto. Tenemos Fredo para rato….

En el 2017 hice el CES con un grupo de compañeros/as de Asturias. En su momento me lo plantee como formación personal y creo que la experiencia, aunque dura, ha merecido la pena. Todas las personas que he conocido desde entonces, todo el material al que he tenido acceso, me han hecho sentir que aprendo un montón de cosas.

No pierdo la oportunidad de escuchar a compañeros/as en clinics, charlas, campus… porque soy de los convencidos que estamos formándonos siempre. Puede parecer que los que más años llevamos en esto sabemos muchas cosas, pero no es menos cierto que necesitamos otros puntos de vista, que nos hagan replantearnos lo que hacemos muchas veces de manera sistemática; y eso, en muchas ocasiones, lo aportan los/las entrenadores/as que empezáis ahora el camino. Un gusto poder hacerlo juntos.

Muchas gracias Fredo por esta entrevista y por habernos contado con tanto detalle tu dilatada experiencia en el baloncesto. Un placer haber podido ser partícipe de varios años ya de ella y ojalá que estos sean muchísimos más.

Muchas gracias a vosotros.

 

A %d blogueros les gusta esto: