Foto (El Comercio)

UN LEGADO DE 8 AÑOS MÁGICOS

DESPEDIMOS A ANDREA MALANDA REPASANDO CON ELLA SUS OCHO AÑOS EN TIERRAS ASTURIANAS, DONDE NOS DEJA UN FUERTE LEGADO, Y DESEÁNDOLE SUERTE EN SU NUEVA ETAPA EN MOVISTAR ESTUDIANTES.

Hace unos días se oficializaba el fichaje por Movistar Estudiantes de la base Andrea Malanda. La capitana de ADBA ponía punto y aparte (seguro que no es un punto y final) a su etapa en Asturias para trasladarse a Madrid y unirse a la disciplina de los del Magariños en un proyecto ambicioso que intentará el ascenso a la máxima categoría. Poca presentación necesita una de las mejores jugadoras de todos los tiempos que ha pasado por nuestros equipos, aquella que hizo que el primer día que pude ver en vivo un partido de LF2 lo primero que hiciese fuese preguntar como se llamaba aquella base pequeñita que con el 14 a la espalda mareaba a sus rivales, aquella que me hizo levantarme jornada sí jornada también de mi asiento con sus mágicas acciones (no hay más que ver el primer vídeo que se acompaña al artículo), aquella que me dejó sin voz de los gritos que pegué en un partido en el que salvó a su equipo con una actuación antológica (no hay más que ver el último vídeo que se acompaña al artículo)… 8 años de Andrea entre CAU y ADBA, entre nosotros, que dieron para mucho y que queremos repasar con ella en esta entrevista con la que queremos intentar rendir tributo como se merece a alguien que nos ha dado tanto. Va por ti, Andrea.

1.- Comencemos por el principio, ¿cómo llega Andrea Malanda a Asturias allá por el año 2011 y cómo recuerda su adaptación a nuestra tierra?

Terminé mis estudios universitarios en Valladolid y tuve la oportunidad de hacer un máster y jugar en la Universidad de Oviedo. Personalmente, considero que fue el plan perfecto en ese momento. A nivel de adaptación, la verdad es que ya me había adaptado a vivir fuera de casa mucho antes. Con 14 años fiché por el club de PONCE en Valladolid y estuve viviendo allí con una beca deportiva en una residencia de deportistas durante 7 años. La adaptación a Asturias fue fácil.

2.- Llegada a Asturias y ascenso a Liga Femenina 2 en tu primera temporada aquí. No hay mejor manera de empezar…

Era mi segundo ascenso a LF2, el primero fue con la Universidad de Valladolid. Siendo sincera, tuve un papel muy secundario en ese segundo ascenso. Eso si, el equipo era un equipazo, en todos los sentidos.

Andrea Malanda, con la camiseta de Universidad de Oviedo (Foto enCancha.com)

3.- Y cómo si nada han pasado ocho años. 4 en CAU, 4 en ADBA… ¿Qué balance haces de ellos?

Han sido muchos años la verdad. En los dos equipos hemos luchado siempre por mantener la categoría. Mi forma de jugar se ha adaptado a lo que necesitaban de mi en cada temporada.

4.- Con tu llegada a ADBA, asumas un rol más de líder, de tener que sacar partidos adelante, ¿cómo te adaptaste a ello?

La confianza lo es todo para mi. Al llegar a ADBA me dieron el mando (por decirlo de alguna manera) e intenté hacer todo lo que necesitaban de mi. Mi equipo y el club confiaban al cien por cien, y así es mucho más fácil responder.

Andrea Malanda entrando a canasta con Inmobiliaria Víctor Antuña ADBA (Foto El Comercio).

5.- Y en cuanto a exigencia, no podemos obviar que estos últimos años jugando en Avilés, te desplazabas cada día desde Oviedo y después de una larga jornada laboral. ¿De dónde salen las ganas y la energía para aguantar ese ritmo de vida durante tanto tiempo?

El baloncesto siempre fue mi vida. Lo exigente ha sido ir a trabajar, no ir a entrenar (risas). Es broma. Te acostumbras a ese nivel de exigencia. Quien algo quiere, algo le cuesta.

6.- Y de tu de etapa en Asturias he elegido un partido. Me refiero a la última jornada de la Liga 2016/2017 en la que ADBA se enfrentaba a ENSINO con la permanencia en juego, teniendo que aguardar, además, resultados de otros encuentros, como el de Universidad de Oviedo o AÑARES Rioja. Las lucenses dominaban con cortas rentas en El Quirinal, Piki caía lesionada, todos con el móvil atendiendo resultados… Y cuando parecía imposible… un final apoteósico de partido del ADBA de Adrián Yáñez, con una increíble Andrea Malanda (23 puntos), remontaba y ganaba el partido con una épica canasta tuya en el último ataque. A continuación todo el equipo en mitad de la cancha y el público sin moverse de la grada esperando por el resultado final del partido del Universidad de Oviedo, resultado que a la postre os daría la salvación. ¿Qué recuerdos tienes de aquel día?

Fue un final increíble. Confesaré, que en momentos de mi recuperación de la rodilla, me puse el vídeo que La Canasta Asturiana hizo de aquel partido. Son momentos que quedan para el recuerdo.

Andrea Malanda, justo a sus compañeras, en aquel épico partido contra Ensino que dio la salvación (Foto El Comercio).

7.- Propuesto por mi un partido, ¿cuál propondrías tú como el partido que más ilusión te haya generado ganar, y a la inversa, el que más rabia te haya dado perder?

Creo que me en cuanto a victorias me quedo también con ese partido contra Ensino. Aunque el derbi contra el CAU de la jornada anterior fue un partido para vivirlo. En cuanto a derrotas no hay ningún partido en concreto, los peores han sido contra esos equipos tan superiores, en los que no había nada que hacer.

8.- Y en cuanto a malos momentos, sin duda, tu grave lesión a principios de 2018 que te apartó de las canchas durante una buena temporada. ¿Consideras que fue más duro física o psicológicamente?

Es difícil explicar lo duro que ha sido. Lo que si que puedo afirmar, es que ha sido mucho más difícil psicológicamente que físicamente. Cuando piensas que ya has pasado lo peor, lo doloroso de la rehabilitación (en mi caso un poquito más por pequeñas complicaciones teniendo que pasar una segunda vez por quirófano), llega el momento de ponerte a jugar. Ver que no puedes hacer tu baloncesto porque la rodilla aún no te lo permite. Perder la confianza, eso es lo más difícil, porque ahí, nadie puede ayudarte. Pero después de todo, tengo clara una cosa, todo pasa por algo.

Andrea Malanda, recuperada, justo un año después de su lesión (Foto El Comercio).

9..- Y cambiamos lo negativo por lo positivo, que es lo que toca. ¿Con qué se queda Andrea Malanda de su paso por Asturias?

Asturias es increíble. Comida, bebida, playas, paisajes, gente…me quedo con todo. Estoy segura de que lo voy a echar muchísimo de menos, pero tengo personas muy importantes aquí. Volveré a la que ha sido mi tierra tantos años para estar con ellos.

10.- Y ahora tu futuro te lleva a Madrid, al Movistar Estudiantes. ¿Cómo se unen vuestros caminos y qué esperas de este nuevo proyecto?

Después de decidir que mi etapa en Asturias había llegado a su fin, y elegir Madrid como nuevo destino, surgió la oferta de poder jugar en Estudiantes. Es difícil rechazar la oportunidad de jugar en un club como Estudiantes. Mi rol va a ser totalmente diferente, es bastante obvio, pero mis ganas y esfuerzo van a ser los de siempre. Tengo mucha ilusión por empezar esta nueva etapa.

Movistar Estudiantes, nuevo destino de Andrea Malanda.

Muchas gracias por la entrevista Andrea. Poco tenemos que añadir. Sabes que has sido, eres y serás siempre una de las nuestras y que cuentas con nuestro apoyo incondicional en las buenas, en las malas, en Oviedo, en Avilés, en Madrid y donde haga falta. Solo pedirte dos cosas: que disfrutes de todo lo que hagas y que nos sigas haciendo disfrutar. Gracias por estos ocho años, leyenda..

Me gustaría daros las gracias por el apoyo que siempre me habéis dado. Espero que sigáis creciendo y haciendo todo con la misma ilusión que hasta ahora. Os merecéis todo lo bueno que os pase así que muchísima suerte, de verdad.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: